UN «CARES SALVAJE» QUE INVITA A VOLVER

Un grupo de socios y amigos de Orza, coincidiendo con el solsticio de verano, han participado en la ACTIVIDAD ESPECIAL «EL CARES SALVAJE» propuesta en el calendario de actividades 2018.

La actividad, consistente en dos días de marcha con pernocta en Caín, dio la oportunidad a los participante de conocer la Garganta del Cares, desde otro punto de vista a la marcha ya conocida por todos, desde Poncebos, atravesando el desfiladero que sigue el río. Formaba parte del grupo Antonio Martín, montañero y gran conocedor de esta ruta, que aportando en todo momento datos sobre la misma, completaba ampliamente la experiencia participativa del resto de compañeros.

La ruta del CARES SALVAJE coincide con el camino histórico entre Caín y Bulnes, donde, en otros tiempo, ha sido una senda de paso de ganado y pastores, aunque la desaparición de este tránsito está perjudicando la conservación de esta senda, aún es factible el paso por ella. Evocar aquellos tiempos y la dureza de la vida pastoril siguiendo la senda, es un valor añadido muy importante de la ruta.

El recorrido acumula un desnivel de unos 1.100mts  siendo el ascenso mas duro el de la Canal de la Raiz de 200mts por un camino muy inclinado.

El único tramo que no admite caída es la corta travesía por el Sedo Inabio. El sedo es muy aéreo, pero tiene ancho suficiente, poca inclinación y una roca excelente y trabajada por los pastores (sin gravilla ni piedra suelta, solo algún molesto arbusto). Lo más delicado son unos pocos metros de fuerte descenso para entrar en el sedo, que se resuelven “técnicamente” pegando el culo a la tierra. El otro tramo aéreo es el camino de La Tranvia, pero es bastante ancho y muy bien armado.

El valor paisajístico es máximo. En todo momento, la sensación es la de estar metido en las entrañas o el corazón de Los Picos de Europa. Las vistas desde algunos puntos, como la collada Ventaniella, el Colladín de El descanso o el collado Hierbas Altas se imprimen en la retina de forma inolvidable.

El buen clima, con temperaturas que rondaron los 25º y la excelente acogida y servicio brindado en Caín y Poncebos en los momentos de asueto, pusieron el broche final a este fin de semana SALVAJE.

En resumen, toda una aventura, que en palabras del propio Antonio  se define,

Como catorce seres humanos se esfuerzan por convertirse en ninfas y faunos transitando por el lado salvaje del Cares.

 

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA por Antonio Martín

GALERÍA DE IMÁGENES

Share Button
Añadir a favoritos el permalink.